ENSEÑANDO ALGO DIFERENTE

ENSEÑANDO ALGO DIFERENTE

 

Escrito por: JASON BELMONTE, CAMPEÓN PBA

Traducido por: Sergio Avila, USBC Bronze Coach

 

 

 

 En algún lugar del camino tanto a entrenadores como a jugadores se les olvida que los fundamentos del boliche afectan a todos, sin importar el estilo, si no tienes dominados los básicos, es difícil vencer a un jugador que si los ha dominado, sin importar cuánto tiempo practiques en las pistas.

 

Toda mi vida como bolichista, entrenadores me han dicho que trabaje en crear un estilo “normal” para mi juego. Su argumento: mi técnica de “dos manos” no me va a llevar a nivel profesional, y que si quiero ser serio, necesito ser más como todos los demás.

 

“Cómo todos los demás”… puede ser el consejo más inútil que un entrenador le puede dar a un estudiante. Si todos fueran entrenados para parecerse y jugar igual no tendríamos a jugadores como Mark Roth, Amleto Monacelli, Walter Ray Williams y ahora yo haciendo impacto en el mundo del boliche.

 

Cómo yo lo veo, cuando un jugador tiene un elemento diferente o único en su juego, tiene un truco. Durante mi carrera, en la mayoría de los torneos que perdí fue debido a que no pude ejecutar el “truco” que el ganador usó para levantar el trofeo en lo alto.

 

Cuando tenía 16 años, viajando por el mundo, me tope con otro “dos manos”, Osku Palermaa, y parece que las cosas le salieron bien. Rápidamente 13 años hacia adelante, el estilo diferente más común es el “dos manos”. Un ejército se levantó y ahora quiere ser mejor.


 

 

A través de compañía de entrenamiento – International Art of Bowling (www.iabowling.com - Arte Internacional del Boliche) – vemos al menos un “dos manos” en cada clínica. Estos estudiantes llegan al campamento pensando que serán separados de los bolichistas normales, y entrenados de manera diferente. Este es un concepto muy equivocado sobre el entrenamiento de “dos manos”.

 

En algún lugar del camino tanto a entrenadores como a jugadores se les olvida que los fundamentos del boliche afectan a todos, sin importar el estilo, si no tienes dominados los básicos, es difícil vencer a un jugador que si los ha dominado, sin importar cuánto tiempo practiques en las pistas.

 

Habrá, por supuesto, algunos puntos únicos para los “dos manos” que no serán relevantes para la técnica a una mano, y ahí es cuando el entrenador necesita hacer investigación y entender que estos puntos son solo un pequeño componente en el juego de su estudiante.

 

Tengo una lista de fundamentos que me gusta repasar cuando estoy entrenando a un nuevo estudiante. Si sigo esta lista, y quito el cómo se ve el estudiante al acomodarse la bola hasta el final, entonces el estilo se vuelve prácticamente irrelevante.

 

-     Agarre (Grip)
No le podemos ganar a una mala llave – Ron Hoppe

 

“Can’t out bowl a poor fit” – Ron Hoppe. 

 

Es el común denominador en el juego de todos. No importa tu edad, género, tamaño o estilo, si la bola no te queda, probablemente no tirarás chuza.

 

 

 

-     Postura  Inicial (Posture and stance)
¿Tu estudiante mantiene una posición atlética desde el inicio al final en su antepista?, ¿Esta es cómoda para el estudiante?


 

 

 

 

 

 

-     Caminado (Footwork)
¿Cuál es el espacio (distancia) entre cada paso, la velocidad, dirección de cada pié y talón en cada paso?, ¿Puede ser fácilmente repetido?

 

 

 

-     Plano del Péndulo (Swing)
¿Cuál es el ángulo de disparo que el jugador está tratando de lograr?, ¿concuerda con el plano del péndulo (swing)?

 

 

 

-     Sincronización (Timing)
¿Dónde se encuentra la bola en relación con los pasos?

 

 

 

-     Liberación (Release)
¿En qué parte de la pista aterriza la bola desde su liberación (release)?, ¿Cuál es movimiento de la bola en la pista que el estudiante quiere lograr?

 

 

 

Siempre habrá excepciones a la regla, pero he encontrado que si uso los fundamentos básicos como guía, no existe un estilo de boliche que no pueda ayudar.

 

Así que… antes de rascarte la cabeza, mirar perplejo al cielo y preguntarte cómo vas a decepcionar fácilmente a un “dos manos”… Pregúntate qué información e instrucción le puedes ofrecer a cualquier estudiante. Entonces, con los aspectos que te confunden del juego de este jugador, investiga y evoluciona como entrenador.

 

Me quedo pensando donde estaría hoy si hubiera escuchado a esos negativistas.